Semillas para el futuro
Intereses
27 Ago 2018

Hay un debate acerca del impacto que logran las comunidades tecnológicas dedicadas a impulsar la formación de startuperos: ¿de verdad mejoran la vida de los emprendedores a través de eventos, encuentros, charlas y talleres?   

Antes de responder hay que tomar en cuenta que el ecosistema de las startups ha crecido a pasos agigantados en todo el país. Jalisco, según datos de la Dirección general de innovación del estado en 2017, tiene un ecosistema de 9 mil emprendedores que colaboran en más de 70 comunidades de emprendimiento, según datos de Entrepreneur México.

 

Emprendedores, el sello especial de casa

Dos de estas comunidades tapatías, GeekGirlsMx y Hackers and Founders unieron fuerzas en 2017 para llevar a cabo el evento Make Something Awesome (MSA_2017), un encuentro creado por GeekGirlsMx en 2015 para ayudar y proyectar emprendimientos de mujeres dentro de México.

El año pasado tuve la oportunidad de participar como mentor de este evento y conocí proyectos como Bestias en la sopa, Trapillo Pillo, Culto y cosecha de células madre de Corina Madai Martínez, To die 4 tatto y Super Clean Dog, todos ellos emprendimientos liderados por mujeres entusiastas.

Fue una grata experiencia compartir la mentoría con profesionales como Inés Jiménez Palomar de Inmateriis, Rodolfo Orozco, Darío Muñoz González y Susana Armas de Proyectatte , quienes coincidimos al creer en la colaboración como un camino para la construcción de un mejor México, a través de sus emprendedoras.

La labor GeekGirlsMx

Durante el desarrollo del evento noté que las chicas organizadoras del Make Something Awesome trabajan en reforzar los elementos más conocidos para los primeros ciclos de los startups: el pitch (y generar espacios para practicarlos), identificar y resaltar los elementos que inciten el interés por el proyecto, compartir con mentores y emprendedoras para aprender de manera comunitaria, generar espacios de difusión de sus ideas… en fin, se aplaude a estas chicas por brindar elementos para que los emprendimientos mejoren el camino que van trazando.

 

El debate: ¿en qué ayudan estos eventos?

Este tipo de iniciativas de las que forman parte organizaciones como GeekgirlsMx, Hackers & Founders Woman, Talent Network, por ejemplo, también son elementos del debate que pone en tela de juicio el impacto real de estas actividades en la evolución de los emprendimientos.

Lo que creo que sí podríamos asegurar es que la aportación se da a nivel personal, porque hablamos de comunidades con un core que no rebasa las 200 personas, en el mejor de los casos, de manera constante. Ni se diga en los eventos donde casi siempre el cupo es mucho menor por cuestiones de logística y de inmersión en la experiencia.

Por eso se da mucho este debate de “¿en qué ayudan esos movimientos de comunidades en torno a la tecnología y el emprendimiento?” si tienen impacto tan “reducido”. Un ejemplo es como en algún momento el Social Media Club Guadalajara, fue una comunidad de Social Media que hace siete años se unió para profesionalizarse y compartir conocimiento. Y vemos que actualmente muchos de sus integrantes generan emprendimientos, participan en otras comunidades o imparten clases sobre el tema.

Así que también la repercusión es paulatina a nivel social y va permeando el entorno poco a poco. Son semillas que en el futuro generarán desarrollo en varios niveles, de lo personal a lo social. El impacto directo es menor, sí, pero al final del día la chica del proyecto de las células madre (por ejemplo) puede aprovechar estas oportunidades que le dan un empujón para pensar en un laboratorio grande, lo que al desarrollarlo tendría efectos en empleos, asociarse con otras empresas y otras posibilidades que impactarían a un nivel mayor.

Ismael Sánchez

Otros de mis artículos