Conoce el machine learning para mascotas
Tecnología
27 Ago 2018

Si hablamos de temas que atraen la atención en miles de personas tanto en canales digitales como fuera de ellos son -los animales de compañía-, el mercado alrededor de los llamados “perrhijos” o “gathijos” está experimentando un crecimiento exponencial.

Forbes menciona que en una de sus notas parte de esas nuevas actividades en las que se ha convertido el tener una mascota, tales como: salir a hacer ejercicio, viajar, dietas especiales, ropa de lujo y por qué no hasta la posibilidad de tomar cerveza con tu “mejor amigo”.

Te sorprendería buscar información del tema y encontrar cómo la tecnología para mascotas y todo su entorno se está transformando.  

 

Machine learning: tecnología para mascotas

Sin ser ajena a esta tendencia, la tecnología ha comenzado a desarrollar varios productos para animales, entre los más populares están: collares con gps u otro tipo de almacenamiento de datos de identificación, robots o juguetes para su propio entretenimiento (ya que las jornadas laborales de sus dueños así lo mandan), cámaras de videovigilancia con la capacidad de “hablarles” o darle premios a distancia. Los caminos se siguen recorriendo para crear aún más innovación en el tema.

 

 

Animal computer interaction

En 2011 una investigadora del Reino Unido publicó el “animal computer interaction (ACI) a manifiesto, este documento pretendía ser una guía para la interacción entre animal y tecnología.

Para los seres humanos existe la HCI como una disciplina enfocada en la interacción humano-computadora, incluso varias carreras tienen materias enfocadas especialidades en ello; UX y UI tienen muchos de sus fundamentos en esta disciplina.

Pero, ¿cómo hacer user research cuando tu usuario es un animal? muchos de los datos cualitativos se dan por medio del lenguaje, y bueno, es algo que no compartimos con otras especies.

El ACI pretende comprender la interacción entre animales y tecnología informática para generar parámetros que influyan en el desarrollo tecnológico para usuarios no humanos, que tenga fundamentos éticos y busque beneficios para humanos y animales, tiene como objetivo desarrollar un enfoque centrado en el usuario que se genere con el mejor conocimiento disponible de las necesidades de los animales y sus preferencias, para tomarlo en cuenta en el diseño de la tecnología que está destinada para uso animal, considera a los humanos y otros especies similares como partes interesadas legítimas en todas las fases del proceso de desarrollo.

 

Principios éticos del ACI

Los principios éticos que promulga ACI es un enfoque no especista para la investigación y que los involucrados en ella tienen la responsabilidad de:

  • Reconocer y respetar las características de todas las especies que participan en la investigación sin discriminar contra cualquiera de ellos.
  • Tratar a los participantes humanos y no humanos como individuos que merecen consideración, respeto y cuidado por igual de acuerdo a sus necesidades.
  • Trabajar con una especie solo si la intención es avanzar en el conocimiento o desarrollar tecnología que sea beneficiosa o relevante para esa especie en particular.
  • Proteger a los participantes humanos y no humanos de todo daño fisiológico o psicológico, empleando métodos de investigación no invasivos, no opresivos y no privativos.
  • Permitir a los participantes humanos y no humanos la posibilidad de retirarse de la interacción en cualquier momento, ya sea temporal o permanentemente.
  • Obtener el consentimiento informado para la participación de participantes humanos y animales, ya sea de los mismos participantes (por ejemplo, para humanos adultos) o de aquellos que son legalmente responsables de ellos (por ejemplo, para animales).

 

Desarrollos con diseños interesantes

La implementación de tecnología para mascotas sin intervención humana de por medio, con un método centrado en animales es uno de los estadios más altos en la evolución de este tipo de desarrollos tecnológicos.

Que un usuario sea capaz de utilizar y manejar un producto de este tipo es complicado de lograr, pero ya hay algunos ejemplos:

Se trata de un dispositivo tecnológico para que las mascotas solas en su casa puedan entretenerse, el diseño asemeja un BB-8 de Star Wars… Es el que Patricia Pons, Javier Jaén, investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia en conjunto con Olga Jiménez especialista en comportamiento felino, realizaron.

Con una Kinect comenzaron a extraer distintas posiciones del cuerpo de los animales, pero replantearon desde cero la imagen de profundidad y de color, ya que estaba diseñada para reconocer los movimientos del cuerpo humano:

“Aplicando machine learning, pudimos aplicar distintas posturas del animal: si estaba sentado, si estaba de pie, si estaba caminando… Si detectas de esos clusters que has separado cuál es la cabeza y cuál es la cola, puedes tener también una idea de hacia dónde está mirando”. En cuanto detecta la cola, es fácil saber por lo menos en qué dirección camina”.

Como se mencionó antes la mayoría de los desarrollos sobre el reconocimiento del comportamiento de los animales se basan en sensores portátiles para recopilar información sobre las posturas y movimientos, luego se procesan utilizando técnicas de machine learning, en el mejor de los casos.

Otros son los que necesitan de un humano para estarlo controlando a la distancia, sin embargo, los mecanismos no portátiles como el seguimiento basado en la profundidad también podrían utilizar técnicas de machine learning y clasificación para la detección automática del comportamiento de los animales.

Estos sistemas además ofrecen la ventaja de trabajar en configuraciones en las que los dispositivos portátiles serían difíciles de usar.

La metodología del sistema de seguimiento basado en la profundidad y diferentes sistemas de clasificación, muestra que el sistema que proponen es prometedor para avanzar en la investigación sobre el reconocimiento del comportamiento de los animales dentro y fuera del campo de la Interacción Animal-Computadora, abriendo un gran panorama para la innovación.

No te vayas sin ver la charla TED “tu gato se ha hecho gamer” de Patricia Pons.

 

Otros de mis artículos